El origen de las camisetas

Las camisetas se han convertido hoy en día en una de las prendas de ropa más utilizadas. Con variedad de formas y colores se puede decir que hay una camiseta para cada tipo de persona.

¿Pero sabes cuál es el origen de esta útil prenda?

Su origen es incierto ya que se dice que esta prenda surgió a finales de siglo XVIII, ha ido evolucionando desde el siglo XIX cuando los hombres comenzaron a utilizar unas prendas que les mantenían templados en los días más fríos. Los trabajadores las utilizaban en las fábricas, pero una vez acabada su jornada no podían salir a la calle con las camisetas.

Por otro lado, otras fuentes indican que la camiseta o t-shirt, surgió en Europa en 1913, como una prenda de ropa interior. En la primera guerra mundial, a los soldados estadounidenses les llamó la atención la cómoda ropa interior usada por los europeos, ya que los estadounidenses usaban ropa interior de lana. De esta manera se piensa que llegó la camiseta a EEUU, en principio estas camisetas eran blancas, pero debido a su alta visibilidad los marines las tiñeron con tintes naturales como el café. Una vez que volvieron de la guerra, la camiseta se convirtió en la prenda estrella de andar por casa.

Al comienzo, la camiseta era considerada solo una prenda de ropa interior, pero después de la segunda guerra mundial todo el mundo la empezó a usar como una prenda más de vestir. Es a finales de 1930, cuando compañías como Hanes, Sears y Fruit of the Loom, empezaron tímidamente a comercializarlas como prenda de vestir y no como ropa interior.

Los tejidos que configuraban la camiseta fueron progresando para hacer cada vez más cómoda esta prenda, también se eliminaron los incómodos botones que muchos no sabían cómo coser cuando se caían. Finalmente los tejidos que se acabaron imponiendo fueron los de algodón y lana.

En las universidades fueron los equipos deportivos los responsables de propagar la moda de las camisetas en el campus.

Pero la camiseta no solo debe agradecer su expansión a los soldados, sino  también al mundo del cine, más concretamente a los legendarios Marlon Brando y James Dean. Brando lució la camiseta en la película Un tranvía llamado deseo y Dean la popularizó en Rebelde sin causa, ambos demostraron que la camiseta podría ser por sí misma una prenda de vestir exterior.

marlon-y-dean-origen de las camisetas - cacaodesigns

La primera camiseta promocional fue la que se hizo en el año 1939 para promocionar la película El mago de Oz. Es el origen de la camiseta como producto de marketing.

mago-de-oz-origen de las camisetas- cacaodesigns

La primera camiseta con estampado apareció en 1942 en la portada de la revista Life.

life_mini - origen de las camisetas - cacaodesigns

En 1948 aparece la primera camiseta impresa. Fue para promocionar la campaña del gobernador Thomas Dewey de Nueva York. Actualmente se encuentra en el museo Smithsonian.

La camiseta se convirtió en un artículo de marketing, que llegaba a todo el mundo,  convirtiéndola en un fantástico medio para la publicidad, la expresión de ideas y emociones. Empezaron a comercializarse con algún logotipo empresarial, conmemorando  eventos (como los juegos olímpicos o un concierto), dibujos graciosos,  grupos y solistas musicales.

Esto inspiró a los fenómenos del marketing de la compañía Disney y comenzaron a estampar frases y diseños simples en las camisetas para venderlas como souvenirs.

A finales de los 50, el movimiento Beatnik, una de las primeras corrientes contraculturales,  adoptó la camiseta como un símbolo de su bohemia libertaria.

En los años 60 la comienzan a utilizar las feministas como símbolo de igualdad de género.

En esta misma época los hippies empiezan a crear camisetas de colores psicodélicos.

Entre los diseñadores de alta costura la camiseta fue ganando relevancia, Dior comenzó a usarla en sus colecciones en los años 60 y su compatriota Yves Saint Laurent en los 70 con el logo de su firma.

A partir de los años 60, los grupos de rock comenzaron a utilizar camisetas con mensajes, dibujos y todo tipo de diseños, por ejemplo el famoso logo de los Rolling Stones.

En los 70 Yves Saint Laurent la hizo desfilar con su logotipo en la pasarela.

Luego llegó la camiseta negra como la prenda habitual en los conciertos.

Giorgio Armani no viste sin su camiseta blanca o negra desde que la convirtió en una prenda fetiche imprescindible en todos sus desfiles.

En los 90, el español Custo Barcelona las personalizó para que las lucieran actrices como Julia Roberts y Cameron Díaz,  convirtiéndolas en prenda de lujo.

La camiseta, o como en otros países las llaman, polera, franela o también llamada “t-shirt” en inglés por su forma de “t”, generalmente está hecha de algodón o poliéster o una mezcla de las dos. Aunque en la actualidad hay multitud de materiales como el nylon, licra.

Hace pocos años para realizar deporte, se utilizaban camisetas de algodón. Pero la gran desventaja del algodón es su alta capacidad de absorber agua y que no desprende la humedad acumulada con rapidez. Además, la camiseta de algodón empapada de sudor pesa el doble, y el riesgo de sufrir rozaduras se incrementa de forma considerable, por lo que se comenzaron a utilizar las camisetas atléticas, que son mucho más cómodas y ligeras. Gracias a su buena transpiración, este tipo de camisetas no terminan mojadas y expulsan nuestro propio sudor, y no hace falta plancharlas.

¡Definitivamente la camiseta se ha convertido en la prenda más popular de nuestros outfits, así que si lo que buscas son artículos personalizados y un servicio de calidad, ya sabes a quien llamar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.